• III. El papel del profesor, el aula y la autonomía del aprendizaje.

    by  • 8 Octubre, 2010 • Contenidos del curso • 1 Comment

    Una consecuencia fundamental del enfoque humanista que orienta hoy los planteamientos educativos es la consideración del alumno como el eje de las decisiones que se adoptan en los planes de enseñanza.

    La valoración de las expectativas individuales con respecto a la nueva lengua, la consideración de los estilos particulares de aprendizaje de los alumnos, son hoy ingredientes habituales de cualquier propuesta educativa.

    Ya no hay métodos de valor universal; los enfoques curriculares conciben la enseñanza y el aprendizaje como un proceso dinámico que se desarrolla sobre la base del diálogo y del intercambio de experiencias entre el profesor y los alumnos.

    Tanto los objetivos del programa como los procedimientos pedagógicos que se utilicen son establecidos en función de los intereses, las expectativas y las características particulares de los alumnos. Esto implica una cierta negociación entre el profesor y los alumnos sobre el propio proceso de aprendizaje.

    El alumno debe asumir nuevas responsabilidades sobre su propio proceso de aprendizaje abandonando ideas preconcebidas. El profesor debe abandonar su papel tradicional de modelo de actuación, ceder su posición central en la toma de decisiones y contribuir a que sus alumnos entiendan qué significa aprender una lengua extranjera.

    No hay uno solo, sino varios caminos de aprendizaje que pueden ser igualmente correctos.

    Es muy importante fomentar la autonomía del alumno como base para que llegue a controlar y dominar progresivamente su propio proceso de aprendizaje. Cuanto mayor sea su competencia en el aprendizaje, mayor será la competencia de comunicación en su nueva lengua.

    Es tarea esencial del profesor preguntarse continuamente cómo ayudar a los alumnos a aprender: enseñar a aprender, y de los alumnos aprender a aprender.

    Algunas investigaciones sobre preferencias en los modos de aprendizaje han elaborado las siguientes características como comunes en los “buenos alumnos”:

    Encuentran su propio camino de aprendizaje.

    Organizan las informaciones que reciben sobre la lengua.

    Son creativos y utilizan lo que aprenden en nuevas situaciones.

    Buscan ocasiones para utilizar la lengua dentro y fuera del aula.

    Aplican estrategias que les permiten alcanzar un cierto grado de comprensión de la lengua, aunque no comprendan todas las palabras.

    Utilizan sistemas mnemotécnicos (ritmo, asociación de palabras, etc.).

    Analizan los errores que comenten para no repetirlos.

    Utilizan los conocimientos lingüísticos que ya poseen (su lengua materna, otras lenguas conocidas) en el aprendizaje de la nueva lengua.

    Utilizan el contexto (sus conocimientos del mundo, elementos extralingüísticos) para comprender mejor los mensajes orales.

    Saben utilizar la suposición y la imaginación en el aprendizaje. Saben utilizar técnicas de producción oral (por ejemplo, pedir a alguien que repita lo que ha dicho).

    Conocen diferentes estilos de expresión oral y escrita y saben utilizarlos en diferentes situaciones, según el grado de formalidad exigido.

    Adaptado de David Nunan (1991): Language Teachin Methodology.

    About

    Profesor de Español Lengua Extranjera. Apasionado de la educación como única vía de mejora humana y social. Apenado con la democracia que nos ha tocado vivir. Creo que la tierra es un solo país. Me gustan las nuevas tecnologías, ya no tan nuevas, y todo lo que sale para ayudar a las personas.

    http://poezia.es

    One Response to III. El papel del profesor, el aula y la autonomía del aprendizaje.

    1. Pingback: Listening Strategies 2 with David Nunan | Ebooks-live.net

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *